Telefono CENTRAL : (+51)(1) 349 4617 whatsapp WHATSAPP: (+51) 956 821 642
CONTACTO Facebook Facebook Twitter Twitter Linkedin Linkedin Youtube Youtube Youtube Youtube





Supervisión para la restauración de la fortaleza de Sacsayhuamán

La Cámara Minera del Perú estuvo presente junto con el congresista Francesco Petrozzi y delegados del Mincul.

Supervisión para la restauración de la fortaleza de Sacsayhuamán

El secretario general del Consejo Consultivo de la Cámara Minera del Perú, el Dr. Carlos Castagnola, asistió a la supervisión para la restauración de la fortaleza ceremonial inca de Sacsayhuamán.

Además, estuvo presente al presidente de la Comisión de Cultura y Patrimonio Cultural del Congreso de la República, Francesco Petrozzi. La finalidad fue constatar el daño y deterioro que viene sufriendo nuestro patrimonio nacional debido a las torrenciales lluvias.

Un equipo técnico de expertos, monitoreado por el Ministerio de Cultura, viene laborando en la recuperación y puesta en valor de la zona más afectada del famoso fuerte inca. La Cámara Minera del Perú se hizo presente en la supervisión para la restauración de la fortaleza de Sacsayhuamán con el objetivo de brindar la ayuda necesaria para conservar y restaurar dicho monumento de nuestra cultura ancestral.

La construcción ceremonial está ubicada a 2 km del Cusco, capital del antiguo imperio inca. Además, se encuentra a una altura de 3700 msnm y abarca una extensión de 3093 hectáreas.

El valle está rodeado por las montañas Pachatusán, Ausangate y Cinca, y está bañado por el río Tullumayo. Además, esta zona posee un paisaje de gran belleza natural, pues tiene una flora y fauna abundante.

En Sacsayhuamán se lleva a cabo, el 24 de junio, en el solsticio de invierno, el festival del Inti Raymi, donde se escenifica el ritual incaico de culto al Dios Sol o Inti. La gente lugareña se moviliza con disfraces coloridos y baila danzas típicas, repitiendo así la tradición de sus antepasados.

Por el momento, solo se puede visualizar el 20% de la construcción histórica; debido a que durante la Conquista los españoles destruyeron torreones y muros para cancelar un posible ataque. Por otro lado, sus piedras fueron aprovechadas para construir casas e iglesias en la ciudad del Cusco.